miércoles, 20 de marzo de 2013

MOMENTOS ESPECIALES #1:

Esta es una nueva sección que haré una vez al mes durante todos los meses. 
¿Qué de qué trata?
Voy a hacer una recopilación de momentos especiales, emotivos, inolvidables..., que he leído.
Me ha costado mucho decidirme sobre que momento podría escoger, pero como este viernes estrenan the host en los cines, me parece que lo más justo es decicárle esta primera "entrega" de momentos especiales, así que ahí os dejo un momento especial, que nunca olvidaremos, ¿verdad que no?
Antes de que leáis el momento os aviso de que contiene SPOILERS.

Momento especial e inolvidable;


La mano de Ian encontró la mía. Era cálida. ¿Se daba cuenta de lo fría y sudada que estaba mi piel?

Se arrodilló en el colchón, invitándome a hacer lo mismo. Así lo hice, y me tumbé donde se juntaban los colchones. Él seguía cogiéndome de la mano. 
-¿Estás bien? -susurró. Había otras conversaciones en voz baja a nuestro alrededor, confundiéndose con el rumor del manantial sulfuroso. 
-Sí, gracias -respondí con otro murmullo. 
Jamie se dio la vuelta, rodando sobre sobre el colchón y chocándose conmigo. 
-Ay, lo siento, Wanda -murmuró, y después le oí bostezar.7
Automáticamente, me alejé de él. Ian estaba más cerca de lo que pensaba. Jadeé en silencio cuando me pegué a él e intente apartarme para darle algo de espacio. Pero de repente su mano me rodeó, apretándome contra su cuerpo.
Era un sentimiento de lo más extraño. Tener el brazo de Ian a mi alrededor de esta manera tan poco platónica me recordó, mi primera experiencia con el Sin-dolor. Como si hubiera estado sufriendo sin darme cuenta y ese contacto hubiera hecho desaparecer todo el dolor.
Ese sentimiento despejó mi timidez. Me di la vuelta para mirarlo, y él apretó su brazo a mi alrededor.
-¿Estás bien? -susurré yo, repitiendo su pregunta.
Me besó en la frente.
-Mejor que bien.
Estuvimos en silencio durante varios minutos. La mayoría de las conversaciones se habían apagado.
Se encogió para acercar sus labios a mi oído y susurró, aún más silencioso:
-Wanda, ¿crees...? -empezó, pero luego se calló.
-¿Sí?
-Bueno, parece que ahora tengo una habitación entera para mí solo. Eso no está bien.
-No. No hay tanto espacio como para que tú estés solo.
-Pero es que no quiero estar solo. Yo...
¿Por qué no me lo pedía ya?
-Tu..., ¿qué?
-¿Has tenido tiempo suficiente para organizarte? No quiero meterte prisa. Sé que todo esto es confuso... con Jared...
Me llevó un momento procesar lo que estaba diciendo, y se me escapó una risita tonta muy bajita. Melanie no era muy aficionada a las risitas, pero Pet sí, y su cuerpo me traicionó en el momento más inoportuno.
-¿Qué? -exigió que le contestara.
-Pero si era yo la que te estaba dando tiempo para que te organizarás -expliqué en un susurro -.No quería meterte prisa porque sabía que era confuso. Con Melanie.
Dio un respingo sorprendido.
-¿Pensabas...? Pero Melanie no eres tú. Yo no os he confundido nunca.
Ahora yo sonreía en la oscuridad.
-Y Jared no eres tú.
Su voz sonaba tensa cuando respondió:
-Pero sigue siendo Jared. Y tú le amas.
¿Ian volvía a estar celoso? No debía regocijarme con emociones tan negativas, pero tenía que admitir que esto me animaba bastante.
-Jared es mi pasado, otra vida. Tú eres mi presente.
Se quedó callado un momento. Cuando volvió a hablar, su voz estaba rota por la emoción:
-Y tu futuro, si tú quieres.
-Sí, por favor.
Entonces me besó de la forma menos platónica posible en aquellas circunstancias, rodeados por tanta gente, y me asombró recordar que había sido lo suficientemente lista como para mentir acerca de mi edad.
Las lluvias terminarían algún día y, cuando lo hicieran, Ian y yo estaríamos juntos, compañeros en el sentido más puro de la palabra. Era una promesa y una obligación que no había tendido en ninguna de mis vidas anteriores. Pensar en ello hacía que me sintiera alegre, llena de ansiedad, tímida y desesperadamente impaciente al mismo tiempo... Hacía que me sintiera humana...

Bueno, y con esto termino mi primera entrada de "momentos especiales".

Espero que os haya gustado.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Hola! ¿Te apetece dejar un comentario? Ya sabes que me apetece mucho saber tu opinión.
Pero hay una cosa que debes recordar: hay que ser respetuoso. Si hay comentarios en los que se falta al respeto estos serán borrados.
¡Un saludo!