viernes, 5 de abril de 2013

MOMENTOS ESPECIALES #9:

La última entrada que puse fue la reseña de Corazón de fuego, así que este momento especial será de este libro.
Los personajes del libro son analfabetos, de forma que su forma de hablar no es, digamos, la más correcta. 


Es él. Jack. Tene las piernas cruzadas, con un tobillo sobre el otro, y los brazos cruzados encima del pecho, está apoyado contra la pared en un rincón del patio de ejercicios de los hombres. Me está mirándome. 
Cuando me ve que lo estoy mirándolo, se aparta de la pared y se vene caminando hacia la verja. Sin que yo les digo nada, mis pies empezan a movérseme de repente y me coloco delante de él. Ahora ya no tene su pelo largo. Ya se lo han afeitado, como al resto de nosotros.
 -Ángel, Ángel -me dice. Me está sonriéndome y move la cabeza -. ¿Qué andas tramando?
-No teno ni idea de que me estás hablándome.
-Tú no perdes combates. No si no queres, quero decir.
Sus ojos de color plata se moven hacia donde está Epona, hablando con algunas de las demás chicas.
-Te he veído hablando con tu amiga el otro día. Parecía una conversación interesante, de las buenas.
-No teno ni idea de lo que queres decir. -Empezo a sentir un montón de calor por todo el pecho. La piedra de corazón  me quema mucho la piel. Me ocurrió la misma cosa la última vez que hablé con él. Pono mala cara.
Encoge los hombros.
-Pues vale. No me lo contes. Ya lo descubriré yo por mi cuenta.
-No descubrirás nada de nada. Porque no hay nada que descubrir.
De pronto, coge y me agarra la muñeca. Ni si quiera he veído cómo se movía. Noto unas cosquillas por todo el brazo. Como cuando Lugh y yo casi nos morimos porque nos pilló el rayo aquel día.
La sonrisa ya no la tene. Tene la cara muy seria, pero que muy seria.
-Me parece a mí que estas jugando un juego peligroso.
-¿Y a ti qué te importa lo que yo hago?
No miramos a la vez durante un montón de rato. Y luego, así, como sin saber por qué, coge y me dice:
-Tú solo... tú solo ten cuidado, Ángel. Eso es todo.
Me solta la muñeca muy poco a poco. Casi como si no quisiera. Mientras me alejo de él, empeza a ponerse fría.

Bueno, y ese es el momento. Espero que esto me haya servido de ayuda para que decidáis que este libro vale la pena y que es vuestra próxima lectura. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Hola! ¿Te apetece dejar un comentario? Ya sabes que me apetece mucho saber tu opinión.
Pero hay una cosa que debes recordar: hay que ser respetuoso. Si hay comentarios en los que se falta al respeto estos serán borrados.
¡Un saludo!